sábado, 15 de julio de 2017

Batalla del río Saale

Después del torneo de DBA habíamos pensado en ir cambiando un poco de tercio, y en un increiblemente ingenioso juego de palabras, hemos vuelto a empezar a jugar a Liber Militum Tercios (conocido generalmente como "Tercios"), tras algo más de un año y medio desde la última partida.

Una vez más el destino hizo que el Imperio Sueco se enfrentase Imperio Español en los campos del honor. En el lado sueco estábamos Dasan y Makarren, y por el lado español Alonso y Javso.

Seguimos las reglas de colocación de escenografía y ambos sacamos un 6 en la tirada, con lo que el campo de batalla se llenó de escenografía. Un río dominaba el campo de batalla, cruzándolo en diagonal, y grandes formaciones boscosas controlaban la mitad del campo.

Como escenario elegimos por mutuo acuerdo "Los Campos de la Gloria", un escenario clásico de batalla campal.

El campo de batalla tras la colocación y despliegue de unidades

Este es el punto de vista desde el bando Imperial Español. Con todas las formaciones a un lado del campo de batalla, el río separa ambos bandos.

A la izquierda un regimiento de dragones, junto a la colina. Sobre esta una batería de artillería pesada. En el centro dos tercios y a la derecha dos unidades de coraceros con lanzas de caballería.


Despligue sueco (visto desde el lado español)
Por nuestra parte, por un lado desplegamos dos grandes baterías de cañones (una media y otra pesada), tres escuadrones modernos y tras los bosques tres unidades de caballería ligera apoyados por una unidad de mosqueteros.

La partida empezó con un muy exitoso primer disparo de la gran batería de artillería pesada sueca que hizo tres impactos al primer tercio, y que condicionó el resto de la partida.

A partir de ese momento, los generales españoles fueron  más conservadores a la hora de exponer sus unidades a los disparos de mi artillería, y se escondieron fuera de su linea de visión detrás de una edificiación.

El resto del combate se limitó al avance de sus dragones para atacar a mi artillería a través del río, y de un confuso combate entre sus coraceros y la caballería ligera sueca.

Los suecos maniobran para recibir adecuadamente a la infantería española.
Pese a la inferioridad artillera española (una batería vs dos grandes baterías), los artilleros españoles estuvieron acordes a las circunstancias y no sólo resistieron varios Chequeos de Ruptura, si no que casi todos los turnos lograron impactar y hacer daño a la infantería o a la artillería sueca.

Tras seis turnos de juego, siendo ya bastante tarde y con los generales agotados, decidimos hacer una tregua y retirarnos con un punto de victoria cada uno (una unidad de coraceros española y una de caballería ligera sueca).

Buena experiencia en general, y con ganas de ir cogiéndo más práctica.

De hecho, algunos jugadores ya se han planteado el empezar a hacer ejércitos para Liber Militum Tercios de papel, usándo los recursos gratuitos que hay en internet, como en la página de Junior General.

Aquí muestro unos Tercios españoles hechos por Dasan.

Tercios españoles preparados para jugar.
Detalle de un Tercio Escuadronado
Los comandantes imperiales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Please, leave a friendly comment about

Plugin de Enlaces Relacionados para WordPress, Blogger...