lunes, 15 de octubre de 2012

Tanques soviéticos T34/76 y T34/85



Con estos tanques de la marca The Plastic Soldier llevo bastante tiempo atascado, y por fin empiezan a ir terminándose.

Lavar antes de imprimar

En su momento, después de comprarlo le eché corriendo el spray de imprimación verde de Flames of War. Mi idea era darle la capa de imprimación verde, un pincel seco, retocar un par de detalles aquí y allá y tenerlo terminado en un periquete.

Nunca había tenido problemas imprimiendo en plástico, pero en este caso toda la pintura hizo unas feas costras que se veían mucho. Eché una nueva capa pero las costras no desaparecieron. Y es cuando me acordé de aquellos consejos que recomendaban lavar bien la maqueta antes de imprimarla.

Después intenté quitarle la pintura. Primero con alcohol y cepillo de dientes, pero la pintura seguía. Luego con un poco de quita esmalte de uñas y cepillo de dientes, con igual resultado. Y finalmente probé con el famoso líquido de frenos, pero sólo lo tuve un día y el resultado no fue tan maravilloso como esperaba.

Tras hartarme a frotar, me rendí y decidí pintar los tanques como estaban. Eso incluía volver a montarlos, pues con tanto frote de cepillo de dientes, disolvente, alcohol y liquido de frenos, lo que me quedaba era una asquerosa sopa donde pululaban los minúsculos restos de mis tanques (especialmente minúsculos los brazos de los comandantes y la ametralladora del chásis).

Al final los daños recibidos han sido relativamente pocos: la pintura sigue sin quedar bien, con muchos detalles perdidos, pero como mis artes pintoras tampoco acompañan, todo queda bien. Una torreta de un T34/76 ha quedado sin poder montarse y se ha perdido una puerta de una de las escotillas.

Pintando 

Para el pintado quise basarme en el artículo Cavallieri que aparece en el número 9 del ezine Times of War (que se puede conseguir gratuitamente aquí). Al final sólo lo tomé como una orientación, porque aparte del arte que no tengo, también carezco de aerógrafo, pigmentos y muchas de las cosas que comenta.

El pintado todo a pincel con el Verde Camuflaje Oliva de Vallejo, y luego luces con Marrón Caqui (primero con verde, y luego sin mezclar). Remarqué los detalles del tanque con un bote de negro diluido que uso a modo de tinta negra. Después apliqué calcas que tengo de una caja de tanques  T34/85 de Battlefront Miniatures, en la que vienen de sobra. Cadenas en metal y pincel seco marrón para simular barro en las cadenas y en el frontal y trasera del tanque.


Barnizando

Luego apliqué con pincel el Army Painter Quickshade Soft Tone que me oscureció mucho los tanques, perdiendo bastantes detalles que había añadido. Como había gastado mi spray de barniz mate de Citadel Sello de Pureza, me animé a probar marcas alternativas.

Y ahí empezó mi búsqueda del barniz que me quitase los brillos del Army Painter.

En mi pueblo no hay tiendas del hobbie, y subirme a Madrid en transporte público me sale tan caro como pedirlas con envío por correo. Al final fui a una de esas tiendas de manualidades y compré un spray de Barniz Mate marca Artesanías Chopo.

Tras la primera capa, el tanque brillaba bastante. Esperé a que secase y probé otra vez. ¿Me estaban engañando mis ojos o parecía que brillaba más?. La tercera vez estuve agitando el bote como un loco, y después de aplicarlo y dejarlo unas cuantas horas... ¡tenía los tanques brillantes como recién encerados!. El bote pone bien claro que es mate (de hecho la palabra más grande en todo el bote es "Mate").

Así que he terminado barnizándolos con brocha con un botecito de barniz al agua de Vallejo que tenía por casa y, por fin, han dejado de brillar y relucir como coches en un concesionario.


Me quedan todavía cuatro más que espero terminar la semana que viene.

La caja de The Plastic Soldier tiene la ventaja de incluir ambas torretas, con lo que permite montar un tipo de tanque u otro según las necesidades.

Los tanques son muy livianos, que incluso se pueden mover al recibir el chorro del spray. Para darles un poco más de consistencia añadí un poco de plastilina en el interior, a veces añadiendo algo de lastre adicional (trozos de plomo y similares). De este modo mejora un poco la sensación al cogerlos.


Tanques T34/76 obr 1943.


El rápido tanque T-34 fue el pilar de las fuerzas blindadas del Ejército Rojo durante la guerra. Entrando en combate en 1943, el modelo mejorado de 1942 luchó en cada combate durante el resto de la guerra.
5 T34/76
A pesar de las mejoras de los tanques a los que se enfrentó, su cañón de 76mm aun fue adecuado para enfrentarse a los tanques medios alemanes, como el Panzer IV. Especialmente cuando el T-34 superaba en número a sus enemigos en dos o tres a uno.

Las anchas orugas del T34 le hacían idóneo para las operaciones en el barro y la nieve del invierno ruso.

Entre las mejoras que incluía el modelo 1943 respecto al anterior era una torreta mayor, que proporcionaba algo de espacio extra y que las tripulaciones agradecieron. También se mejoró el acceso a la nueva torreta con la instalación de unas escotillas gemelas en lugar de la incómoda escotilla única presente en modelos anteriores.


Tanques T34/85 obr 1943.


5 T34/85
Después del enfrentamiento con los tanques Tiger y Panther en Kurks se decidió que el T-34 necesitaba ser mejorado. Se hizo creando una nueva torreta que permitió un tripulante extra y se sustituyó el cañón de 76mm por un cañón de 85mm, creando uno de los más exitosos tanques de la guerra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Please, leave a friendly comment about

Plugin de Enlaces Relacionados para WordPress, Blogger...